GuiaLimpieza.com
GuiaLimpieza.com
En Google Play En la App Store

¿Cómo limpiar las ventanas de aluminio blanco?

A la hora de limpiar las ventanas de nuestro domicilio vemos cómo, en muchas ocasiones, el aluminio blanco que las enmarca no se queda limpio.

17 mar 2016 en Consejos de limpieza - Lectura: min.

limpieza

A la hora de limpiar las ventanas de nuestro domicilio vemos cómo, en muchas ocasiones, el aluminio blanco que las enmarca no se queda limpio. Su superficie suele acusar el paso del tiempo, los rayos del sol, la suciedad…, por lo que es muy complicado que este se muestre tan pulcro y brillante como el primer día. En algunos casos incluso adquiere una tonalidad amarillenta que afea la ventana, mostrando una imagen sucia y vieja.

Ante esto, ¿qué podemos hacer? Lo primero, olvidarnos de emplear limpiacristales y demás productos abrasivos. Cuando los usemos para limpiar nuestros cristales tendremos que prestar atención para que la bayeta que estemos utilizando no toque el marco de aluminio blanco de nuestra ventana.

Tampoco usaremos trapos que suelten pelusas ni esponjas que presenten una superficie rugosa que pueda alterar el brillo de nuestra perfilería de aluminio blanco.

Así pues, buscaremos una bayeta absorbente que no deje huellas ni marcas. Llenaremos un barreño con agua tibia y echaremos un chorro de detergente suave; con ello realizaremos nuestra limpieza. Eso sí, antes de coger la bayeta mojada, tomaremos un trapo seco y lo pasaremos por el marco para eliminar los restos de polvo que pueda tener. Con ello, además de facilitar nuestra limpieza de cristales, evitaremos que pueda arañarse la superficie.

Una vez que hayamos limpiado el aluminio blanco con agua y jabón, lo secaremos para que no queden cercos ni huellas de agua sobre el marco. De este modo, le daremos brillo y evitaremos que puedan aparecer humedades o manchas de óxido.

SI observamos que nuestra limpieza no ha sido del todo eficiente, y nuestros marcos de aluminio blanco siguen mostrando manchas de suciedad, podemos emplear un poco de amoniaco diluido en agua. En principio, si las manchas no son muy complejas, tendría que quedar perfecta.

Por el contrario, si lo que tenemos que quitar son manchas de grasa o restos de esmalte o pintura, lo mejor es que recurramos al alcohol. Cuando las hayamos eliminado, retiraremos los restos del alcohol de la superficie con una bayeta humedecida con agua templada y secaremos bien la zona.

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en guialimpieza.com/proteccion_datos

Si te ha interesado, aquí tienes más